Saludo del Rector del Santuario

_MG_2991_copiaQuerido visitante de esta página del Santuario de la Cueva Santa:

No sé por qué motivo te has acercado a este lugar, ni qué es lo que buscas exactamente, pero sí te deseo que descubras la grandeza de esta insigne cueva que guarda como un TESORO entre sus tesoros, una Imagen antigua y bella de Santa María. Seis siglos contemplan la grandeza de este lugar elogiado, visitado y ponderado por millones de personas, muchas de ellas ilustres. Muchas oraciones se elevan hacia la Virgen de la Cueva Santa. Esta cueva del Latonero desde principios del siglo XVI ha iluminado el camino de aquella diócesis de Segorbe y ahora de Segorbe-Castellón en su 50 aniversario, a ella se han aclamado Obispos, fieles laicos y religiosos que siempre han sentido el frescor de su misericordia y de su consuelo. Los "tullidos, calenturientos, cojos, lisiados" como se canta en los gozos, la procesión de hombres y mujeres que han sufrido y que han llevado en sus carnes las marcas de la pasión de Jesús, han sabido aclamarse a la mediadora de la Gracia. El lugar donde habita, su lugar propio, no podía ser sino las montañas. Ellas quieren inspirarnos la seguridad del regazo materno y que el desamparo de la llanura no puede ofrecernos, pues de ella venimos subiendo al monte para encontrarnos y encontrarle. Al llegar a su capilla, nos sentimos seguros, protegidos y en el silencio de la cueva sólo se escucha el diálogo de amor entre la Madre y nosotros.

Pero... ¡HOY ES TU MOMENTO!

El momento de acercarte y vivir la experiencia de un descubrimiento entre estas montañas de la Sierra Calderona. Es tu momento para vivir el silencio, la naturaleza, el arte, la cultura, la fe que irradia Cueva Santa y que se presenta hoy como una oportunidad única de enriquecerte. A ello te invito, amigo inquieto y buscador, a emprender el reto de este largo viaje por los "espacios subterráneos" muchas veces inaccesibles, para reflexionar también sobre tí mismo, sobre la valentía y el coraje de contemplar tus propias entrañas y sorprenderte de la belleza sin igual con la que te ha creado Dios. Un viaje en el que asombrado, te darás cuenta que lo haces de la mano de María. Es ella la que te invita, es su presencia, la que orienta la tarea de la humanidad: "haced lo que Él os diga".

Los que servimos este Santuario queremos ponernos a tu disposición para que tengas una grata estancia entre nosotros y sea una experiencia a recordar para siempre. Buen viaje y feliz encuentro con Cueva Santa.

M.I. Juan Manuel Gallent Olivares.

Rector del Santuario.

 
Banner